SOCIEDAD CHACO

Vivencias de una de la fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo

Delia Giovanola, fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo, brindó una entrevista en Radio Nacional Resistencia, en el programa Farolitos en la oscuridad y narró su historia: “No nací ni Madre ni Abuela de Plaza de Mayo, la vida me colocó en esas posiciones cuando el 15 de octubre de 1976 la dictadura militar se lleva a mi único hijo, a su esposa embarazada de 8 meses y quedó mi nieta, durmiendo en su cuna. Pensábamos que eso no duraría mucho tiempo, entonces yo era directora de escuela y en diciembre me lancé a sus búsquedas, y empiezo un primer jueves en Plaza de Mayo, sin saber que hacer, cómo buscar a un hijo, no había ningún libro para aprenderlo. Posteriormente me junté con otras madres, con Azucena Villaflor, entre otras y fue el primero de tantos jueves en mi vida. La palabra desaparecidos ni se asomaba, no se conocía. La cantidad de madres fue creciendo y desde la Casa Rosada nos amenazaban y nos vimos obligadas a caminar, y se iniciaron las rondas. Después fuimos muchísima más, se agregaron los hijos de desaparecidos y nos acompa?an y ayudaban”, aseguró.

Giovanola contó las diferentes etapas que vivió y debió superar, siempre en la búsqueda de su hijo y de su nuera: “Fue un proceso en el que me transformé de madre, a Madre de la Plaza y después de abuela, en Abuela de Plaza de Mayo, fue en febrero de 1977, porque siempre esperamos que nos devuelvan a nuestros nietos, nunca pensamos que ese horror sucedería en nuestro país. Con el paso del tiempo nos enteramos que había un plan sistemático de robo de bebés. Mi nieto Martín, nació en cautiverio y fue comprado por una pareja que no tenía hijos. Fue en Wilde donde su padre de crianza lo compró, como a una mascota, y a medida que crecía le dijo que lo había adoptado. Después le sugirió que podía ser uno de los nietos que buscábamos las Abuelas”, expresó.

Martín nunca se enteró de su origen, pero tenía sospechas, se presentó a averiguarlo y lo que yo tardé 39 a?os en encontrarlo, él en seis meses lo consiguió. Lo encontramos en el 2015, empecé buscado un bebé, después un chico de la escuela, y cuando lo encontramos era un hombre con dos hijas, que desde el 2000 vivió en los Estados Unidos”, terminó.